NUESTRA VISIÓN

¿Cómo entendemos el mundo?

Nuestra frase: “Franquicia de Dios en la Tierra”. Todos nacemos con un talento que debemos explotar a favor de los demás y a favor propio, pero siempre basado en el amor. Si no lo hacemos nosotros otros lo harán, así que, tenemos el privilegio y la oportunidad de ir a por ello.

¿QUIÉNES SOMOS Y EN QUÉ CREEMOS?

La certeza es relativa-.
No existe una certeza absoluta, todos los puntos de vista acerca del mundo son las posibles certezas. Escuchar a los demás siempre enriquece, emocional e intelectualmente.

Todos los cambios se producen desde dentro-.

La formación profesional no es suficiente, hace falta una formación menos superflua, no sirve de nada cambiar la mente sino cambiamos desde el corazón. Sabemos que en este siglo nuestro negocio no crecerá más de lo que crezcamos nosotros como seres humanos.

Vivir desde la responsabilidad ayuda a conseguir éxito-.
Podemos vivir siendo víctimas o siendo autores de nuestra vida. Cuando asumimos que somos los responsables de la vida que tenemos, somos capaces de aprovechar cada pequeña oportunidad. Echando la culpa de nuestra situación a los demás solo nos enfangamos más en la frustración.

Todo tiene un orden-.
Lo primero es soñar, apuntar alto, imaginar la vida que deseamos, subirnos a la nube de lo que parece imposible. Después, cuando ya sabes lo que quieres, sólo después, te preguntas ¿qué tengo que hacer para conseguirlo?

Convertir tus sueños en realidad y vivir de ello-.
Creemos que esta es la verdadera revolución. Soñamos con una sociedad, y sabemos que llegará, en la que los seres humanos desarrollen una profesión acorde a sus valores y talentos porque eso lo cambiará todo. Pero para ello debemos permitirnos soñar y bajar esos sueños a tierra.

Ayudar a los demás como forma de vida-.
El único motivo por el que alguien te paga, cliente o jefe, es porque le ayudas en algo. Concéntrate en descubrir cómo puedes ayudar a otras personas y tu vida se transformará. Poner tu talento al servicio de los demás es lo que te da felicidad y lo que te dará riqueza emocional y material.

Es más importante dar que recibir-.
Este es uno de nuestros principios básicos. Queremos contagiar ese principio porque es lo que en realidad enriquece. Ganas en todos los sentidos cuando das y es lo que queremos contagiar.

Creemos en las personas-.
Creemos en tí y en todo el potencial que llevas dentro. Todos somos especiales, queremos ayudarte a explotar tu potencial. Sabemos que todo el mundo tiene un talento que ofrecer a los demás y sabemos que tú no eres una excepción.

Lo hacemos bien o no lo hacemos-.
Así es como entendemos la vida. Lo hacemos o no lo hacemos, pero si lo hacemos ponemos lo mejor de nosotros en ello y vamos hasta el final. Y si no sale empezamos desde el principio de nuevo una y otra vez hasta que lo consigamos.

Nuestra atención está en lo fundamental-.
Ponemos nuestra atención sólo en lo verdaderamente importante. No nos preocupamos por problemas imaginarios, ni por aquello que no aporta valor. Detectamos lo importante y ponemos toda nuestra energía y voluntad en ello.

Nuestra pasión-.
Amamos lo que hacemos. Queremos dejar una huella significativa en este mundo y damos lo mejor de nosotros cada día por hacerlo así. Porque creemos que el cambio es posible y si cambiamos uno a uno el mundo será mejor. Por ello, nuestra apuesta está claramente enfocada en favorecer el desarrollo sostenido y sostenible de la riqueza humana en todos sus ámbitos –corporal, mental y espiritual–, en aquella sociedad en la que incidimos empresarialmente, con una inevitable e inexcusable responsabilidad por nuestra parte de creación de obra social cristiana. Porque «Si uno que tiene de todo en esta vida, ante un hermano suyo que pasa necesidad, lo mira indiferente, ¿pensaréis que en su interior puede tener el amor de Dios?» 1Jn 3, 17.

Somos un equipo-.
No hay mayor mentira que pensar que las cosas se pueden conseguir sin ayuda. Nada, absolutamente nada, de lo que tienes hubiera sido posible sin la colaboración, el amor y la lealtad de otras personas. Creemos en los equipos, las redes, los contactos, las llamadas informales o los emails pidiendo u ofreciendo ayuda. Creemos en que cuanto más das, más tienes.

Mejora constante y transformación-.
Creemos en esforzarnos para hacer las cosas mejor cada día para poder aportar más valor a nuestro equipo, clientes y a todo el conjunto de la sociedad. La mejora constante proviene del amor y la transformación es el resultado.

Antes capitalismo ahora talentismo-.
Creemos que existe un nuevo paradigma entre capitalismo y talentismo, las nuevas generaciones necesitan el desarrollo de talentos, esa es la verdadera inversión que hace falta y hará falta en el futuro. Debemos convertir la globalización en una oportunidad, y no en un mercado único de obra de mano barata y desarraigada. Creemos poder aprovechar los medios tecnológicos de comunicación e información como instrumentos de progreso sostenible en esa ‘aldea global’ en que las TIC han convertido nuestro mundo. Defendiendo un mercado de recursos y de oportunidades, pleno de competencia pero acompañado de valores de dignidad humana, de respeto a lo cultural y al eco-entorno, y de profundización en los dones espirituales.